Follow by Email

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Castillo para mi princesita

Hace unos días colgué la tarta del anterior cumpleaños de mi hija. Este año, en un primer intento de saber que le gustaría, sólo me pedía que fuera grande y de pisos...sin comentarios.
Al final dos días antes, me pidió un castillo... pero grande, de pisos, azul y sin princesitas. Me acordé de ella y de su santa madre (por preguntar).
Además, esa misma semana, estaba liadísima con el resto de los pedidos, organizando la fiesta, comprando las cosas para la decoración, la merendola ... vamos, que grande la hice, pero no pude pararme demasiado en los detallitos por falta de tiempo. Es más, la foto ya es de cuando la tenía colocada en el cumple, deprisa y corriendo.






Princesitas no había, que ya estaba ella. Pero en lo alto del castillo, quiso poner a Campanilla, aunque al colocar la vela, la cambió de piso.


Para haceros una idea del tamaño, la altura de la torre más alta es de unos 60 cms. Por si alguien se pregunta cuantos éramos en el cumple para poder comer todo esto, os diré que tiene truco. La tarta es sólo el piso de Campanilla, el resto es dummie (o sea, que hace bulto, decora, pero no se come).




La parte comestible es de bizcocho de chocolate relleno de mermelada de fresa con ganaché de chocolate negro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada