Follow by Email

jueves, 12 de abril de 2012

Dragones y castillos

Que no mazmorras...
Suelo pasar bastante rato delante del ordenador viendo libros de decoración de tartas, técnicas, etc. y, a veces,  mis hijos me muestran, muy "sutilmente", sus preferencias.
Mi hijo, cumplía 7 años, y quería un castillo o un dragón enorme y barrigudo. Pero al hojear a uno de los libros que tengo, me dijo: Esa, quiero esa tarta. Así como esa.
Hice algunos pequeños cambios, como el color del dragón y las banderitas, pero no me dejaron cambiar nada más.
Así que al final, la tarta tenía un castillo y un dragón, aunque no fuera muy barrigudo.





Un pequeño detalle del inquilino del castillo... del que, sólo la cabeza, se libró de la quema, es decir, que fue decapitado para que quedara algo para la posteridad.



Bizcocho brigadeiro con relleno de ganaché de chocolate, mermelada de fresa y SMB de vainilla.
Las torres y la base del castillo son de RKT, que es una masa que se hace con cereales de arroz inflado y que al enfriar queda como las barritas de cereales que se compran en el super.
El dragón es de pasta de goma, bueno...era.

No hay comentarios:

Publicar un comentario